Centro de Plantas Medicinales de Tejeda

El Centro de Plantas Medicinales de Tejeda se enclava en el barranquillo del Peñón, en el mismo casco urbano; ubicándose en una antigua escuela habilitada para tal fin. En éste se pretende acercar desde un punto de vista ameno y divulgativo tanto conocimientos científicos como anécdotas relacionadas con la flora de uso medicinal en canarias.

La Idea

La idea del centro surgió en la década de los 90 entre el historiador y antropólogo D. Jose Navarro González y la alcaldesa de Tejeda Dña. Encarnación Domínguez Afonso. Pero no es hasta abril de 2007 cuando abre sus puertas al público.

Durante todo ese tiempo muchas fueron las ideas, las personas, las colaboraciones y pocos los recursos personales y económicos, lo cual imposibilitaba la coordinación de un proyecto que por novedoso y por ser en Tejeda, encontraba más problemas que soluciones.

El Proyecto

Siempre se tuvieron claras una serie de premisas: el centro debía ser atractivo, ameno, didáctico y asequible a todos, pero manteniendo la rigurosidad.

Poco a poco y sin desviarnos de estos objetivos el centro fue adquiriendo un discurso expositivo que es todo un homenaje a una forma de entender la relación entre el hombre y la naturaleza, bajo la premisa de "cuidar a las plantas para que nos cuiden". ¿Se les ocurre un ejemplo mejor de desarrollo sostenible...?

Así, se mantuvo desde el principio hasta el final un esquema de centro que tenía tres partes bien integradas: Sala Expositiva, Sala Polivalente y Jardín Interpretativo. Con estos elementos pretendíamos, explicar conceptos, mostrar procedimientos e interactuar con las plantas en un ambiente acogedor y agradable.

El Apoyo

Numerosas fueron las instituciones y personas que participaron de una manera u otra durante el proyecto y ejecución del centro. Debemos destacar el aporte realizado por la Consejería de Medioambiente del Gobierno de Canarias, la Consejería de Arquitectura y Vivienda del Cabildo Insular de Gran Canaria, el Museo Canario y el Plan de Dinamización Turística de Tejeda.

Desde el campo de la investigación debemos reconocer la ayuda y consejo de grandes profesionales de las dos universidades canarias.

Otra mención merecen las personas que organizan y participan año tras año en las Jornadas de Plantas Medicinales en Medicina Popular de Gáldar (Memorial Enriquito Cáceres) que también aportaron su granito de arena.

Para finalizar debemos agradecer a los trabajadores del Ayuntamiento de Tejeda y a las más de 15 empresas que de manera indirecta hicieron posible el centro, en especial a la empresas TIBICENA, AYAGAURES MEDIOAMBIENTE y MATIAS GARCIA.

Gracias